Benicio del Toro: Lo dificil del cine es el guion

“El actor no escoge su proyecto. La película escoge al actor”, así lo dijo el reconocido actor y productor puertorriqueño Benicio del Toro, que llega como invitado a esta edición del FIC Gibara para compartir algunas de sus experiencias durante una larga carrera en la pantalla grande. Precisamente, la Casa de Cultura acogió un ameno conversatorio entre este artista, Jorge Perugorría y el escritor Reynaldo González, para debatir, sobre todo, en torno a la presencia del actor latinoamericano en el cine de Hollywood.

Uno de los papeles que quizá haya marcado la obra de Benicio fue interpretar al Che, en la película homónima, dirigida por Steven Soderbergh, trabajo    rigoroso que le llevó un profundo estudio del personaje, de la Historia de Cuba, una transformación. Esa responsabilidad decidió asumirla, y lo mejor, lo hizo de manera plausible.

Otro elemento que ha definido su trabajo como artista es la interpretación de personajes negativos, algo que él no se ha propuesto. Escoge su película basado en el libreto, los actores y el director. Aunque muchos de los actores que admira han sido villanos, y “los malos”, eso está claro, son más complicados.

Benicio ha tenido la oportunidad de hacer tanto cine de autor como para la industria, a pesar de ser un actor latino. Afirmaba que en Hollywood hay muy poca de la experiencia sobre los latinos, y eso crea un límite de proyectos para actores que proceden de estas regiones. Esto, sin embargo, no ha impedido el desarrollo de su carrera. También tiene que ver con lo que el actor sea capaz de hacer, de cómo se desdoblan ante los conflictos, los personajes, cuán versátil es.

Más tarde, González agregaba la necesidad de realizar proyectos interesantes, que despierten la atención ante los públicos. “Las películas de Hollywood se han vuelto similares”, y añadía que la violencia ha ido sustituyendo la complejidad del cine.

El actor es, de cierta forma, el psicólogo del personaje que interpreta, tiene que indagar en él, estudiarlo, conocerlo. Benicio eso lo sabe muy bien. Insistía en que no se puede ser cineasta sin conocer de cine, hay que seguir aprendiendo, seguir rompiendo reglas.

¿Cómo es el proceso de aprendizaje del guion de una película? Este actor contó que parte de su experiencia, lo que ha vivido, sentido, y sufrido también. Luego, es que entiende el personaje. Copia las líneas y las reescribe, las pone a su manera. El personaje va adentrándose en él, y entonces, ya va comprendiendo de qué va la escena, su papel. Es un proceso, ya lo decía.

Cuando vino a Cuba por vez primera, fue como dar una vuelta y llegar a casa de nuevo. Puerto Rico y Cuba guardan mucho en común, su gente es muy parecida. Ya algunos sueñan a Benicio del Toro inmerso en pleno rodaje en esta Villa Blanca. Todo puede ser. Gibara no es una novata en cuestiones cinematográficas. Esta ciudad, lo supo Humberto y lo sabemos muchos, es un perfecto set de cine. Este festival, que renace con ganas, lo confirma.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once − tres =