Festival Internacional de Cine de Gibara

UN FESTIVAL MÁS AMPLIO E INCLUSIVO PARA GIBARA

El Festival Internacional de Cine de Gibara buscará desde este momento establecer un diálogo más amplio y plural entre todas las zonas fílmicas posibles de mundo. Seguirá siendo una alternativa, pero como plataforma donde en verdad “todas las voces todas” del audiovisual puedan confluir, sin reparar en las etiquetas siempre discriminatorias de “cine independiente” e “industria”, de “margen” y “centro”, de “tercer” y “primer mundo”.

Pues Humberto Solás, imprescindible nombre del cine cubano y latinoamericano, soñó, pensó y concretó originalmente el Festival para “[…] legitimar, de una vez y por todas, la polivalencia de estilos, legados y propósitos de un arte que no será patrimonio de un solo país ni de una sola e impositiva concepción del mundo”, como reza el Manifiesto… fundacional redactado por él.

Creemos que la verdadera y sostenible utopía resultará cuando se diluyan las fronteras establecidas de una y otra partes, ya por la hegemonía o ya por la resistencia que esta genera. Cuando el diálogo y el entendimiento sean los métodos de interacción principal entre las diferentes culturas, sociedades, comunidades y seres humanos.

Por eso, Gibara es sede de un festival internacional de cine que abrirá puertas en todas las direcciones del mundo, para que por ellas arriben todos los individuos de buena voluntad y fe en la utopía, para hacerla real y sostenerla de edición en edición.

No obstante, el fomento directo del cine más necesitado seguirá siendo una de las prioridades, con la entrega del “Premio Humberto Solás al cine en construcción” a valiosos proyectos en ciernes, que así podrán concretarse y engrosar las futuras selecciones oficiales de Gibara y otros muchos eventos de Cuba y el mundo. También, a partir de ahora, el premio con el que se laureará a las obras y especialidades concursantes se nombrará “Lucía”, como una de las cintas más importantes del cine cubano.

Esta utopía nuestra persigue también la confluencia de mundos creativos en esta Villa Blanca, más allá del redil fílmico que deviene eje principal del Festival. Pues este evento ha sido y seguirá siendo un factor de desarrollo. Todo un hito anual en la vida de Gibara. A este propósito se desarrollará un programa creativo, pletórico de iniciativas escénicas, plásticas y musicales de alta convocatoria popular, que no riñen con la calidad de cada propuesta.

Nuestro Festival es un evento dialogante con las realidades gibareñas, y a la vez propositivo de nuevos proyectos que han ido enriqueciendo las rutinas vitales y culturales de sus habitantes. Resulta así un evento multidireccional que interconecta al mundo entre sí y con Gibara, entre el cine y las artes, entre los públicos y la cultura.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page