Pablo Milanés en la Plaza Da Silva

Aunque muchos temas del cantautor Pablo Milanés hablen de finales, remembranzas, melancolías, días pasados, el concierto que ofreció en la primera noche del FIC Gibara en la Plaza Da Silva, de la Villa Blanca, fue la mejor de las promesas de éxito para esta edición 2017 del evento.

Sus temas clásicos y nuevos resultaron colofón de lujo para una primera y larga jornada de emociones, homenajes y evocaciones. El nombre de Humberto Solás fue una vez más mencionado por el icónico trovador, quien ya en previa entrevista concedida en exclusiva a Yanela Bauzá, del telecentro Gibara Visión, había comentado que “Humberto fue un gran amigo mío, y la labor que hizo aquí fue extraordinaria. Recoger a todos los pequeños realizadores, entre comillas, que hacían un cine independiente, y que hacían un cine extraordinario a su vez. Entonces, de alguna manera, le estoy rindiendo homenaje a él también. Pero bueno, ahora, al vuelo que ha cogido este festival internacional, no solamente aquí en la población, no solamente en Cuba, sino internacionalmente, con un prestigio que ya va creciendo, entonces me interesaba mucho. Perugorría me hizo una invitación el año pasado para que estuviera aquí, y le dije que, con mucho gusto, en cuanto tuviera una oportunidad, estaría aquí, y bueno, aquí estoy”.

Sobre las claves de su duradera comunicación con los públicos cubanos, Milanés comentó a Gibara Visión: “creo que tiene que haber una contemporaneidad correspondiente entre ellos y yo. Entonces creo que los trovadores de nuestra edad tenemos que ponernos a la altura de las generaciones que van pasando: sufriendo con sus sufrimientos, gozando con sus alegrías. Y experimentando todo lo que se experimenta a partir de la cultura, la historia, lo social, de todo. Un poco el trovador siempre ha sido un cronista de su época. Y en eso debemos ser consecuentes siempre. Y yo creo que a eso responden las distintas generaciones, por supuesto. Porque uno sabe o trata de corresponder a lo que están pensando, y lo que están sintiendo”.

Otras claves, las de su inspiración, comentó Pablo: “Soy un compositor muy realista y siempre me concentro en expresar la vida, lo que se vive cotidianamente, lo que se sufre, lo que se goza, lo que se disfruta, lo que se piensa, y todas esas cosas expresarlas pues tienen una receptividad en el público, que yo creo que ese es el intríngulis del éxito de nuestro trabajo. Y la suerte de que todavía permanezca en el favor del público”.

Como anunció, el autor de Yolanda cantó anoche “las canciones tradicionales que la gente conoce. No voy a venir por primera vez a poner estrenos nada más. Pero me interesa también que se escuchen cosas nuevas: el último disco que acabo de realizar, también algunas cosas intermedias, de algunos añitos y las cosas que tradicionalmente conocen y que la gente va a esperar que cante. Que las voy a cantar por supuesto; las voy a cantar con el público, además”.

Y así fue, con creces.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − Nueve =