Victoria Abril: “Vuelvo a Cuba otra vez. ¡Feliz, feliz, feliz!”

Dedicado como está el FIC Gibara 2017 a España, la actriz y cantante Victoria Abril es una de las embajadoras más entrañables que arriba al evento, pues como me comentó en entrevista vía e-mail: “Mi historia de amor con Cuba comenzó en los noventa durante el Periodo Especial. En La Habana conocí hace casi veinte años ya a mi pareja actual. Y desde entonces no he dejado de volver periódicamente a disfrutar de esta isla mágica, de su festival de cine con Almodóvar, de su gente, de su música, de su forma de bailar, de su arte.

Nunca hice películas en Cuba, pero Cubano fue la banda de músicos para mi primer álbum Pucheros do Brasil. Cubanos son gran parte de mis amigos, como Jorge Perugorría, con quien trabajé en 2005 en la película Oscar: una pasión surrealista (Lucas Fernández) en las Islas Canarias, y a quien no dejo de visitar cada vez que vuelvo a Cuba. En la última visita que hice en marzo me propuso volver al Festival con Nacida para ganar (Vicente Villanueva, 2016) o sea, que vuelvo a Cuba otra vez. ¡Feliz, feliz, feliz!”

En Nacida para ganar encarna el personaje de Victoria Abril. ¿Pero se puede decir que se interpreta a sí misma?

No. Yo diría más bien  que  Nacida para ganar es una ficción sobre Victoria Abril, por eso jugamos con el cambio constante de imagen a cada aparición. Esta “Victoriabril” no se parece nada  a mí, aunque tenga mi nombre y apellido, y hasta mi pasado cinematográfico. ¡Esa arpía no soy yo! El papel en realidad estaba escrito para una americana, y  le contesté al director que no, que yo de americana no puedo hacer nunca, que nadie se lo creería. Entonces el director convirtió a Meredith  en “Victoriaabril” para que yo pudiese interpretar este increíble personaje. El guion me gustaba tanto que le di mi OK a Vicente para interpretarlo.

¿Cuáles son los retos que suponen la comedia y la parodia para una actriz?

Reto no hay ninguno, porque esos géneros forman parte de nuestro trabajo. La comedia y la tragedia son mis géneros preferidos. Y si es  posible reír y llorar al mismo tiempo, mejor que mejor. Pero para hacer de sí misma hay que ser muy  inglesa, son los que mejor se ríen de sí mismos. La edad también ayuda a relativizar todo mucho más.

¿Cómo fue su reencuentro con los públicos españoles tras casi una
década de ausencia de las pantallas de su país?

El público, cuando se hace cine ni lo ves. Solo a los periodistas durante la promo y ya está. Yo, hace ya más de treinta años que vivo en Paris, y trabajo donde toque y haya una buena historia que contar. Durante la crisis de la cuarentena para las actrices, que no caía nada bueno que contar, aparte las malas, yo me la pasé cantando por Europa seis años seguidos, encadenando mis dos álbumes Pucheros do brasil y  Olala!, y fui la persona más feliz del Hemisferio Norte. Sobre todo los cuatro años con mi grupo Cubano: Melón, Yadan, Inoidel. ¡Os echo tanto de menos!

Después, en 2009, me enganché con una serie en París: Clem, ¡con diez millones de espectadores!, a la que sigo adicta, pero el rodaje de estos cinco episodios anuales me toma de mayo a noviembre. Me queda muy  poco tiempo para hacer otra cosa que no sea descansar y viajar un poco….

¿Le gustaría que la consideraran como una “estrella” a lo Hollywood, o
una actriz “de carácter”?

Ni lo uno ni lo otro, ¡que las dos posturas te dejan sin amigos! ¿Qué tal si lo dejamos en una buena actriz y cantante?

¿Alguna opinión sobre el cine español contemporáneo?

No puedo opinar. Llegan pocas películas españolas a Paris. Aparte de Almodóvar, Amenábar y algunas de Alex de la Iglesia, el resto no pasan los Pirineos. Los jóvenes valores españoles ni me conocen ni los conozco… ¡Normal!, ya son muchos más años fuera del área de juego que dentro. Mis fieles clientes-directores españoles ya están mayores y prefieren las jóvenes. O desgraciadamente ya han muerto, como mi Maestro Vicente Aranda. Pero su arte perdura en la memoria “histórica” de mi país. Aunque el Alzheimer se empeñe en olvidarnos. Las buenas películas nunca mueren ni envejecen. ¡Yo sí!

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =